$26.800Normal$25.460

precio web


  • 978 3 8365 2686 9 1
  • 978 3 8365 2686 9 2
  • 978 3 8365 2686 9 3
  • 978 3 8365 2686 9 4
  • 978 3 8365 2686 9 5
  • ISBN: 978-3-8365-2686-9
  • Editorial: Taschen
  • Nº de páginas: 208
  • Dimensiones: 20,5 x 28,9 cm
  • Encuadernación: Rústica
  • Idioma: Español
En stock

Pago Seguro


Políticas de devolución
Envíos a todo Chile
Envío en 5 días hábiles
texto del alt

Reseña


El título significa literalmente “la pequeña muerte”, un eufemismo para referirse al orgasmo, pero las mujeres que se masturban desinhibidas delante de Will Santillo, fotógrafo de Toronto, están bien vivas. Santillo concibió el proyecto hace ocho años con idea de mostrar la diversidad del género femenino: jóvenes y entradas en años, delgadas y gordas, bellezas perfectas y mujeres que no se consideraban bonitas hasta que se vieron en las fotos. La única premisa era que cada una decidiera y dirigiera cómo quería masturbarse hasta llegar al clímax mientras él captaba ese momento.

A raíz de algunas incursiones previas, Santillo llegó a la conclusión de que la masturbación es un acto mucho más íntimo que otros juegos sexuales porque se realiza casi exclusivamente en privado. Entonces se propuso revelar la diversidad y la creatividad con la que las mujeres abordan la autoestimulación, así como retratar la belleza de mujeres normales y corrientes en pleno orgasmo, una belleza mucho más rica en matices que las imágenes habitualmente dirigidas a los hombres en la pornografía. Según Santillo, su intención era descubrir la cara oculta de sus modelos y, de hecho, son las caras las que mejor reflejan la intensidad de la respuesta en estas fotos artísticamente explícitas.

Las sensuales fotografías en tono sepia se complementan con entrevistas de Dian Hanson con 37 de las modelos de Santillo. En ellas hablan sin tapujos de cómo se han desinhibido, se han entregado al exhibicionismo y han llegado al orgasmo delante de un extraño con una cámara. Si tiene curiosidad por saber cómo se lo monta su vecina —o su mujer— cuando está a solas, La Petite Mort (“la pequeña muerte”)le parecerá pura vida.